Lavado de Manos

Consejos para el correcto lavado de manos

¿Por qué es tan importante lavarse las manos?

Lavarse las manos es la primera línea de defensa frente a muchas enfermedades.
El agua y el jabón son elementos que evitan la transmisión de enfermedades, tales como: resfrío común, meningitis, bronquiolitis, hepatitis A, gripe, parasitosis y la mayoría de las diarreas.

Momentos en los que lavarse las manos es obligatorio:

  • Después de ir al baño, de toser o estornudar.
  • Antes de comer.
  • Los niños, después de jugar con las mascotas, con tierra, etc.
  • Las madres, luego de cada cambio de pañal y antes de preparar la comida.

Los seis pasos del lavado de manos:

  • Mojarse las manos con agua.
  • Colocarse el jabón.
  • Frotarse las manos durante 20 segundos sin olvidar las muñecas, fuera del agua para mantener la espuma.
  • Frotarse entre los dedos y cepillarse o limpiarse debajo de las uñas.
  • Enjuagarse el jabón.
  • Secarse las manos con papel descartable o agitándolas en el aire.

 

Demuestre el lavado de manos a sus hijos; o mejor aún, lávese las manos junto a los niños varias veces al día para que aprendan la importancia de este hábito.

¡No subestime la importancia de lavarse las manos! Los pocos segundos que usted permanece en el lavamanos con su hijo, le ahorrará visitas al médico.

Recuerde que lavarse las manos ayuda a que los niños enfermen menos y a que no falten a la escuela.